Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Selección de idioma

  • Culinary Action

Ir al menú de navegación

Noticias

Avances que pueden evitar la contaminación cruzada

28 Septiembre 2018

La aplicación de una capa delgada de aceite de cocina, como el aceite de oliva, a los implementos de procesamiento de alimentos de acero inoxidable puede evitar el crecimiento de bacterias, según una nueva investigación publicada en el Journal of Applied Materials and Interfaces de la American Chemical Society.

El descubrimiento, dado a conocer recientemente por la publicación especializada estadounidense Olive Oil Times, demuestra que efectivamente, el aceite de cocina lo que hace es rellenar fisuras microscópicas y grietas en la superficie del recipiente, que de otra manera podrían quedar contaminadas por bacterias y restos de comida.

En este sentido, el profesor de la Universidad de Toronto Benjamin D. Hatton, uno de los autores del estudio, asegura que “recubrir una superficie de acero inoxidable con un aceite de cocina de uso diario ha demostrado ser extraordinariamente eficaz para repeler las bacterias. El aceite rellena las grietas, creando una capa hidrofóbica que actúa como una barrera a la contaminación en la superficie”.

El proceso de investigación

Hatton explica que la investigación comenzó cuando Agri-Neo, una compañía canadiense productora de semillas, tomó contacto con él para consultarle cómo prevenir la contaminación cruzada en sus equipos de procesamiento de semillas: “Estaban describiendo un problema claro de contaminación, las bacterias se adhieren a la superficie de acero inoxidable que se utiliza para procesar las semillas, de modo que siempre tenían que limpiarla y asegurarse de que no había más contaminación bacteriana”.

El investigador había trabajado previamente en la Universidad de Harvard en cómo diseñar superficies resbaladizas y no adhesivas añadiendo lubricante líquido sobre una superficie sólida. Sin embargo, nunca se había enfocado específicamente en hacer esto para superficies de procesamiento de alimentos.

“Lo que hicimos en este caso fue concentrarnos en líquidos lubricantes que son seguros para los alimentos porque necesitas algo que se pueda mezclar con la comida y que no vaya a ser tóxico o cambie las cualidades de los alimentos. También necesitábamos ser súper baratos porque es una industria que tiene que mantener bajos los costes, por eso nos enfocamos en los aceites de cocina. Porque, obviamente, es comida segura y barata. Y el aceite de oliva ciertamente encaja en esa categoría”.

Aplicación práctica

El proceso funciona cubriendo primero la superficie con un químico seguro para alimentación llamado fosfato de alquilo. Cuando se mezcla con aceite de cocina, forma una cadena aceitosa a lo largo de la superficie del metal. El químico ayuda a atrapar el petróleo en una capa realmente delgada, de modo que si no se usara, el aceite no quedaría adherido, sino que resbalaría. De este modo, la cadena aceitosa forma un microfilm que cubre las grietas y fisuras microscópicas en el acero inoxidable, que son muy difíciles de limpiar sin el uso de productos químicos duros y astringentes, y es a menudo donde crecen las bacterias. Debido a qué tan delgada debe ser la capa de aceite, solo se requiere una capa, lo que hace que el proceso sea muy rentable.